Falleció teólogo de la liberación moderada J.Bautista Libânio

eclesiales.org: 5:20 10-02-2014

Falleció teólogo de la liberación moderada J.Bautista Libânio
Rio de Janeiro (NE –eclesiales.org) El Padre Juan Bautista Libanio murió hace unos días en la ciudad de Curitiba, donde dirigía un retiro para maestros. Tenía 81 años y sufrió un ataque al corazón. Libanio se graduó de la Hochschule Sankt Georgen por la teología en Frankfurt (Alemania) y se doctoró por la Universidad Gregoriana (PUG) en Roma.

Notable por su sensibilidad social, se dejó llevar por los planteamientos de la TML, de cuyas posiciones más radicales se fue apartando al correr de los años. Sin embargo nunca rompió con sus moldes ideológicos ni con el defectuoso método teológico que llevaba a resultados deplorables. Lo que hacía era matizar con algunas aproximaciones espirituales y análisis de la Escritura muchas de sus posturas. Dentro de su posición procuraba analizar las críticas o alternativas frente a ella.

En esa línea estudió la Teología de la Reconciliación surgida en América Latina, a la que describió como centrada en la categoría reconciliación “clave que permite interpretar el misterio de la salvación de Dios en Cristo y así captar el sentido último del misterio cristiano de la liberación integral del hombre”. Para Libanio la pretensión de la Teología de la Reconciliación “es encontrar un punto de equilibrio que excluya radicalmente tanto la postura de aquellos que permanecen pasivos e indiferentes frente a la opresiones sangrientas, marginalizaciones, injusticias y angustias de nuestros pueblos como de aquellos que se dejan poseer por una visión conflictiva y optan por la lucha, buscando exasperar las oposiciones, acentuar las polarizaciones en una dinámica de muerte, negativa, que carga como su sello la promesa cierta de mayores opresiones e injusticias”.

Propuestas de la Teología de la Reconciliación

El padre Juan Bautista Libanio señala que la propuesta de la Teología de la Reconciliación que busca superar la Teología de la liberación (marxista) y su conflictualidad es la de una “opción por la vida, un esfuerzo por vivir coherentemente la reconciliación otorgada por Dios sin ninguna resignación alienante de los que sufren ni tranquilizante para los privilegiados”. El autor brasileño explica que la Teología de la Reconciliación “se basa en la superación de las rupturas del pecado que afectan al ser humano en su relación con Dios, con la propia intimidad, con los demás y con el mundo. Es el pecado el que obstaculiza el crecimiento del amor y la comunión. Este pecado nace del corazón del hombre, y es la causa radical de las estructuras injustas y crea una verdadera solidaridad en el mal”.

Señala también Libanio en su análisis de “20 años de teología en América Latina y el Brasil” que la Teología de la Reconciliación “asume los proyectos” de la teología en la que él milita “de edificar una sociedad fraterna, de transformar las estructuras injustas, pero insiste como principio fundamental en la precedencia innegociable de la conversión personal, de la reconciliación teologal. De allí arranca su dinamismo transformador, que defiende al cristiano para no sucumbir a la lucha”. La Teología de la Reconciliación se ubica en la opción por los pobres pero busca no caer en los enrredos de las ideologías. A pesar su exposición en apariencia objetiva, Libanio fiel a su visión ideológica ubica a esta teología latinoamericana bajo la etiqueta de “neoconservadora” en una extrapolación ilegítima de una corriente de pensamiento norteamericano.

Esta larga cita permite considerar las tensiones interiores de Libanio, en donde describiendo una realidad objetiva que no comparte no logra aceptar lo que el mismo señala y se deja llevar por una visión polar que lleva a la etiquetación de lo que ve como ajeno o adversario.

Cuatro días antes de su muerte

En una homilía pocos días antes de su muerte, el p. Libanio dijo: “Hoy , Jesús deja Nazaret sobra la que el propio Mateo dice que allí Él no hizo muchos milagros, porque no se encuentra fe. Elige vivir en las orillas de un hermoso lago. Es interesante notar que Jesús tenía esta percepción de la belleza, que debemos empezar a enseñar a nuestros niños y adolescentes. Jesús vio en toda la exuberancia de la naturaleza el reflejo de su propio Padre Creador. ¡Sería maravilloso que despertásemos y transmitiésemos a nuestros jóvenes que andan cabizbajos, perdidos, que participan en tanta tecnología que no perciben la belleza que encuentran en su camino . Un día Jesús disfrutó toda esta belleza y eligió un hermoso lugar para vivir donde él podía sentir la presencia de su Padre”.

“Es interesante que Jesús toma las decisiones políticas. Sabía que Juan el Bautista había sido perseguido y detenido y Él, se pone en el mismo peligro. Pero no corre el riesgo, y dejará Judea por Galilea . Es importante ese corte tan bien resaltado por Mateo. En el momento en que Juan el Bautista es arrestado, Jesús comienza su predicación. ¡Teología pura! ¡Arrestaron a Juan el Bautista, cerrado el Antiguo Testamento! Juan simbolizaba los profetas de los cuales tenían su fuerza. Pero su voz calla, para que lo nuevo pueda comenzar y anunciar que el Reino de Dios está cerca. Pero Jesús no quería trabajar solo y busca compañeros para resolver la misión que se ha propuesto, es decir , anunciar el Reino de Dios que actúa realizando su proyecto salvador. Es Jesús quien llega diferente, lleno de compasión, de bondad, de belleza, de alegría para que nuestros rostros se iluminan y que los cristianos sean en el mundo señales de la paz y la alegría , y construyan juntos comunidad”.

¿Fue influido Libanio es sus lecturas de la Teología de la Reconciliación? ¿En qué medida? Es difícil saberlo, pero a la luz del ejemplo homilético se ve que su posición otrora radical se ha amortiguado en sus últimos tiempos.
eclesiales.org

Temas de los que habla esta noticia (obtenidos automáticamente): , , , , , , , , , , , ,

Comments are closed.