Masiva beatificación de mártires en Corea del Sur

eclesiales.org: 19:06 14-02-2014

Masiva beatificación de mártires en Corea del Sur
Roma (NE – eclesiales.org) El Santo Padre ha dado el placet al cardenal A. Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, para publicar el decreto por el que se reconoce el martirio de los siervos de Dios Paul Yun Ji-Chung, laico coreano y de otros 123 compañeros, asesinados por odio a la fe en Corea entre los años 1791 y 1888. En esos tiempos más de 10.000 fieles católicos fueron asesinados. Las persecuciones duraron por más de cien años, al cabo de los cuales un tercio de los católicos había sido exterminado. En 1984 un grupo de 103 mártires fueron ya canonizados por el Papa Juan Pablo II.

La principal ola de evangelización de Corea se inició hacia 1780 a través de libros en chino que llegaban a los sectores más cultivados de la sociedad coreana. Todos los católicos que hacia esos tiempos profesaban la fe en Corea eran laicos, y se apoyaban entre ellos mutuamente. A la llegada del primer sacerdote de la Sociedad de Misiones Extranjeras de Paris encontró una comunidad vital de más de cuatro mil fieles. Los integrantes de esta sociedad misionera serían el apoyo sacramental para los ya millares de católicos, cuyo número aumentaría.

Las crueles persecuciones y martirio de cristianos en China, Corea, Japón y otros países de Asia constituyen un testimonio de la continuidad martirial de la Iglesia. En oleadas, como en el imperio romano, los gobernantes de estos países en el siglo XVIII, XIX, así como en anterioridad, han perseguido y martirizado a hijos e hijas de la Iglesia por motivos de su fe. El siglo XX no ha sido una exclusión de la política martirial de los enemigos de la Iglesia. El número de mártires católicos en los 1900 ha superado la de siglos anteriores.

Al conocer esta decisión del Papa, el arzobispo de Seúl, Andrew Yeom Soo-jung, que será creado cardenal en el próximo consistorio, expresó que: “Mirando a la historia, los mártires coreanos son grandes modelos de santidad que han cruzado las barreras del estatus social y amado a su prójimo sin discriminación de sexo, religión o clase social. Ellos fueron los promotores de los derechos humanos y han desempeñado un papel importante en la historia de la nación coreana. Como estos mártires, estamos llamados a abrazar y amar al otro para hacer del mundo un lugar mejor, más justo y más fraterno”. La ceremonia de beatificación sería el 15 de agosto.
eclesiales.org

Comments are closed.