A Mas se lo engullen las tragaperras.

barcelonavida: 15:56 31-03-2014

Y ahora se dan la mano los socialistas y convergentes, Navarro y Mas a propósito de BCN Word, pues creará puestos de trabajo y ellos, por encima de todo, están comprometidos con la creación de empleo y con la ayda a los más desprotegidos. Recientemente estuve con un profesional dedicado a las sector de las máquinas recreativas que albergaba ciertas dudas sobre la convenienza de su trabajo, ya que, me decía, su función consiste, por decirlo de una manera poco académica, fidelizar al ludópata. En el discurso de presentación del acuerdo, el presidente Mas señalaba que el juego era solamente un aspecto de dinamización del territorio y que ellos no buscaban al ludópata (no lo dijo explícitamente) sino más bien un público familiar. Me parece que para determinados políticos, casi todos por desgracia, la familia solamente tiene interés como fuente de ingresos y de votos. Pero huele a cuerno quemado que quienes se alegran de que las uniones gais se equiparen a los matrimonios entre hombre y mujer puedan decir que defienden a las familias y a los ciudadanos. Huele a cuerno quemado que quienes rebajan el IVA del 50 al 10 por ciento para el juego digan que tienen un gran compromiso con los ciudadanos más necesitados. Huele a cuerno quemado que quienes dicen que desean crear espacios familiares no sean capaces de legislar nada en favor de la familia  y se descuelguen con una rebaja del IVA del 80% a beneficio del gran capital, el único que, por desgracia, es capaz de negociar de tú a tú con esta panda de sinvergúenzas que nos gobiernan. En fin, me parece que la civilización del pelotazo sigue viva y los polìticos intentan conseguir esos golpes de efecto que les hagan sentirse salvadores de la patria. Pero precisamente la cultura del pelotazo descuida que existen unos trabajadores modestos, que están al frente de pequeños negocios, que luchan por sacar sus familias adelante y que, por ser su fuerza dispersa, los políticos no les ayudan sino que más bien se aprovechan de ellos. La cultura del pelotazo ignora que el dinero no puede hacerme olvidar que tengo una ética.

Comments are closed.